viernes, 10 de julio de 2009

Como si todo dependiera de él...




Ahí estaba él, siguiendo sus pasos como siempre… Y ahí estaba ella, tratando de entenderlo, buscando explicaciones y callando sus reproches.
Esa noche le habló. Creo que fue la primera vez que hablaron cara a cara, aunque no sé si fue real.
Él era extraño pero siempre era atractivo jugar con él. Sus palabras y su forma de actuar tenían algo especial que lo hacían diferente. Podría decirse que tuvieron un mano a mano. Su única condición era que lo escuchara… Sí, es raro pero creo que no hay forma de lidiar con él. Ella se dio cuenta que lo mejor era aceptarlo, saber que existía y que inevitablemente siempre iba a estar.
Lo primero que le dijo fue que no pensara más y que dejara que todo suceda, que permita que sea él el que elija y el que la lleve de la mano.
Le dijo que él entiende los por qué, los cuándo y los dónde. Que sabe ponerla en el lugar indicado y en el momento justo. Ni antes ni después. Hasta le llegó a decir que si se equivoca ni siquiera vale la pena juzgarlo. Que a veces no se trata de reproches sino de aceptar lo que nos toca.
Casi sonriendo le dijo que cuando la puso a destiempo también le había permitido una sonrisa. Una mirada intrépida y divertida. Un rostro diferente que le iluminó los ojos al menos por un rato… Creo que ahí tuvo razón.
Ella no le hablaba, pienso que no sabía si reír o pedirle que fuera un poco más benévolo con ella. Esto del destiempo ya no le convencía tanto… Se quedó callada y ahí empezó con esto de que en este mundo todo puede suceder. Que la suerte puede ser mejor y que a la casualidad no hay con que darle, hasta él mismo reconoció que más de una vez lo casual le jugó una mala pasada.
Ya sé, le decía… te lleno de promesas, a veces te doy, otras te quito. Pero siempre te dejo ecos. Presencias. Ausencias. Seres con quien caminar. Con quien huir. Seres con quien soñar en noches vacías. Solos. Eternos. Heridos. Arrepentidos y vulnerables…
Vulnerables. Esa es la palabra… Creo que en este tiempo ella se sentía vulnerable a él y a todo lo que le generaba, quizás más que de costumbre pero sabía que ÉL era así, que así era su destino… su inevitable destino que siempre le hacía compañía.

17 comentarios:

Zimbon dijo...

Vo justo comentando en mi blog, y yo leyendo el tuyo que cada día me gusta mas, je!

Buen cruce!!!!

Besos

Cloe dijo...

Una compañía inevitable e invisible.

Abrazo

Cynthia dijo...

Me erizaste al leerte, me llegó y mucho el texto...

besos muchos.

buen fin de semana.
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

Gabiprog dijo...

Pero... voluntad no dijo nada???
hmmm... Que fuerza tiene a veces Él!

Un abrazo!

Edu dijo...

Estamos sometidos a sus designios.

Beso

Paula Daiana dijo...

Zimbon: Es verdad cruzamos comentarios al mismo tiempo! Me alegro que te guste lo que escribo y siempre son bienvenidas tus opiniones! Buen finde!


Cloe: Es así siempre nos acompaña, a veces me gustaría poder anticiparmele un poco!

Cynthia: Que bueno que te gusto. Buen finde!

Gabiprog: Siiii, la voluntad le da pelea y a veces me sorprende la forma en que trata de vencerlo, es más de vez en cuando quedan a mano! Besoss!

Edu: ¿Por qué será no?... Buen finde! Besosss!

Tu hermanita! dijo...

Mi amor, la verdad que cada dia me gusta mas leerte.
Es muy profundo lo que escribis, y aunque te recalque algunas cositas (que vos sabras entender) jaja, me gusto mucho lo que lei, y me llego mucho. La verdad que cada vez q estoy triste me haces sentir que podes comprenderme, y en esta oportunidad, saber que a veces el destino nos esta hablando al oido, siempre, y que cada paso que damos debemos pelearlo con el.
Creo que lo demas ya lo sabes.
Que te amo, que sos lo mejor que tengo y lo que se que va a durar toda la vida, y ahi si, que el destino no podra meterse.
Muchos besos

Claudio López Iscafre dijo...

Paula, me gusto mucho tu texto. Me recordo mucho a mi ultima relación. Cuando decis: "Creo que en este tiempo ella se sentía vulnerable a él y a todo lo que le generaba, quizás más que de costumbre pero sabía que ÉL era así, que así era su destino… su inevitable destino que siempre le hacía compañía." ...pero no lo acepto asi, pensó que era falta de interes, que me daba lo mismo nuestra historia... y no era asi. Finalmente decidió cortar por lo sano y se bajó. Y para demostrarme que no era vulnerable me castigo con palabras duras, hirientes para demostrarme que ella podia por si sola... y todo cayo. Besos!!! Sigo pasando!!!

Jorge Pozuelo dijo...

Simplemente genial!!!

Carla dijo...

Que interesante texto Paula... lleno de sentimientos... Escribis de una manera que pude sentir a cada personaje.
Me gusto muchisimo!

María dijo...

Hay veces, en que descansarce en frases como "es mi destino", "es lo que me tocó vivir", resultan ser una manera de autoconvencernos, de que a pesar de no sentrnos bien, debemos soportar lo que estamos viviendo.
Uno escoge vivir de determinada manera. Somos forjadores de nuestr propio destino y si a pesar de las diferencias que hay entre quienes forman una pereja se decide continuar, lo importante es tener en claro que, para poder hacerlo sin reproches, se debe poner en balanza lo + y lo - y aferrarse a lo primero.
Nadie es perfecto, por lo tanto, no existen las parejas perfectas.
A veces, hay razones extras que nos hacen decidir por continuar. Bien, si es así, en vez de mirar hacia atrás y pensar en lo que nos quita de felicidad, hay que tratar de aferrarse a las pequeñas grandes cosas que tenemos y llenar esos momentos con, justamente, lo opuesto, felicidad.
Que no tenga que ocurrir una desgracia irreversible dentro de cinco minutos, para darnos cuenta, de cuan bien estábamos hasta entonces.

Un beso.
(Espero haber comprendido tu texto, de no ser así, mi comentario no tiene validéz.)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé a echar un ratito de lectura, y a desarte buena semana. El texto genial como siempre.

Saludos y un beso!

VALENTIN dijo...

hay sentimientos a veces más grande que cualquier decisión!
Me ha gustado mucho tu escrito.
Abrazoossss!

Galán de Barrio dijo...

me gusta tu ficción reflexiva

antes estaba convencido de que "siempre se sufre en el amor", pero ahora creo que no, que en el amor verdadero, el que queda después de que pasa el colador de la vida, obviamente puede haber días mejores que otros, pero no se sufre

el amor que es "una de cla y una de arena" no es amor
el amor enfermizo, que trae dolor, peleas, celos, obsesiones, paranoias... no es amor

el amor tiene algo de locura, claro, pero sólo de la linda

besos

Agua dijo...

A veces nos enfadamos con nuestro destino pq nos descoloca a la vuelta de una esquina desmontando nuestro mundo, a mejor, a peor? quien sabe...Besos!

Anónimo dijo...

Aaah, ratoncito distraído!! La sencillez te atropó en su jaula!!
(El funámbulo)
Está mal ser vulnerable?

...como cuando el amor se acerca, siento angustia y mi rostro debe estar iluminado por la locura!
M. De Ghelderode.

Claudio

Anónimo dijo...

Aaah, ratoncito distraído!! La sencillez te atropó en su jaula!!
(El funámbulo)
Está mal ser vulnerable?

...como cuando el amor se acerca, siento angustia y mi rostro debe estar iluminado por la locura!
M. De Ghelderode.

Claudio