martes, 27 de octubre de 2009

Ella va con su aire, hace días que la mece sin rumbo y la lleva a la deriva.
Parece que la incertidumbre es su única brújula.
Los no sé la invadieron por dentro y no hay manera de sacarlos.
Tampoco sonríe y cada dos por tres se le escapan las lágrimas.
Ella dice que le hacen compañía, de esas que empañan a la soledad.
La cosa es que la tristeza crónica se le instaló en el alma.
A veces no sabe si llamarla tristeza.
Para ella la tristeza es otra cosa,
esta es un algo sin motivos que esconde implícitos,
un algo que quisiera arrancar de raíz y destriparlo por completo.
Últimamente siente que la vida le empata pese a que le de revancha una y otra vez,
que no la deja ganar pero tampoco caer al vacío,
que no quiere que sienta vértigo y la agarra fuerte cada vez que la ve caer.
Encima su susceptibilidad la volvió irritable…
Así está, y lo peor es que le dicen que la vida le sonríe y no la ve,
¿dónde se habrán escondido esas risas? ¿será que realmente existen?
Quién sabe…mientras tanto ella espera.
Espera que florezcan las margaritas en primavera y que caigan las hojas en otoño.
Espera argumentos. Explicaciones. Cambios. Cosas pasajeras, efímeras y cotidianas.
Espera compañías. Palabras. Silencios.
Espera desamores. Amores. Quereres.
Espera perdones y algún que otro gracias.
Espera besos y abrazos.
Espera que pase el miedo. Que muera la incertidumbre.
Espera el hoy. El olvido. El regreso.
Espera que llegue. Que se vaya. Que vuelva. Que no termine...
Pero creo que lo que realmente espera es que su alma vuelva a sonreír y que de una vez por todas le robe a la vida esa sonrisa que le da y que aunque quiera hoy no puede ver.

17 comentarios:

Cloe dijo...

A veces no queda otra cosa que esperar.

Abrazo

Galán de Barrio dijo...

el que espera desespera, querida...

yo le diría a esa criatura que escribe que invierta la causa por el efecto y sonría primero, que lo bueno vendrá después

Otra vez a viajar al olvido... dijo...

y la espera, que horrible esperar...

Claudio García dijo...

Muy bueno el texto... te felicito !!!

Gabiprog dijo...

Los motivos para elegir la tristeza siempre se esconden, de hecho están tan ocultos que suelen convertirse en excusas.

Un abrazo.

Agua dijo...

Me ha encantado...me he sentido tan identificada con "ella". Esta frase me ha dejado tocada y hundida "Así está, y lo peor es que le dicen que la vida le sonríe y no la ve" pq algo muy parecido a esto resuena amenudo en mis oidos. Muy lindo un beso!

VeraLucia dijo...

le dare nombre y apellido a "ella",
encarno un papel que has descrito en lineas precisas, suficientes.
y es que es terrible cuando el equilibrio y las sonrisas que caracterizan tu "existir" sencillamente te dejan sola...

ella quiere volver a SER.

Gracias por la visita, me gusto mucho pasar por aqui tambien.
Abrazos.

Te leo :]

RECOMENZAR dijo...

me gustaron tus letras corren y vuelan formando palabras bellas
te dejo volviendo pronto besos

Luna dijo...

Qué linda imagen la de un alma sonriendo.

Besos

Limada dijo...

su susceptibilidad la volvió irritable…
Así estoy Paula, con esa sensibilidad que hasta el mínimo detalle logra ver y de más está decir que se hace difícil sostener el día así.
Igual como vos decís, la vida no nos deja caer, y creo que ahí no es solo la vida, sino una que le pone la traba en el momento necesario a este estado.
Habrá que aprender a estar con esto e intentar ver como se hace para mejorar, crecer, volar


(che, me dieron muchas ganas de ir a ver El señor Galíndez =))

cosasimpropias dijo...

solo queda esperar a que se vaya la tristeza. me identifique mucho con tu texto. hermoso!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amiga no conciento que naide espere. Yo soy de los que desespera esperando... Y al final, todo el mundo, todas las cosas llegan, cuando deben de llegar, ni antes ni después.

Saludos y un abrazo.

Anónimo dijo...

Sos un personaje Paulita y admiro la forma en que escribis desde el alma!
Te quierooo!

Agus-tincho dijo...

Esperando pasa el tren, inverosímil quedará en su banco fiel. Esperando se esconden los soles en sus ropas nubes, esperando llovió, esperando nació. Esperando creció. Esperando otóños cambió de color, esperando primaveras renació.
Pero esperando no sonrío.
Será que esperar no hace la felicidad, sino las riendas del caballo tomar?
Nosé... Me quedé pensando, y cuando así lo hago, y lo quiero transmitir, nace esto... Palabras sin sentido para todos, menos para mi.
No esperes, actuá, dibujá tu sonrisa, sacala del placard. :)


Tincho.

Ipnauj dijo...

Sin buscarlo le caerá una sonrisa del cielo.

Un gran saludo.

Carla dijo...

Me pareció maravilloso este relato.
Me encantó.

Anónimo dijo...

Qué pasa que la criatura no escribe??????
Quiero leerte!
Besosssssssssss