jueves, 17 de diciembre de 2009

Melodías del alma

De chiquita me gustaba verte.
Me podía pasar horas mirándote girar siempre sobre el mismo punto.
A veces me daba la sensación de que podías escuchar a la tristeza o que intentabas ponerle música a mi alma.
Hoy es de esos días que cambiaría tu música.
¿Será que también sos capaz de ponerle música a la felicidad?
Hoy te quisiera sacar de esa cajita para que de una vez por todas abandones la oscuridad.
Para que no suenes si no tenés ganas.
Para que no sea alguien el que te haga bailar sino vos la que elijas los cuando.
Me cansó tu tristeza dibujada en melodía,
esa loca forma de amar solo cuando te abren,
cuando quieren verte y contemplarte.
Me dan ganas de que te escapes y de que no estés más sola.
¿Por qué nadie te lleva de una vez y cambia esa tristeza por otro ritmo?.
Hoy me dieron ganas de sacarte y liberar a todos los sentimientos lindos,
a esos que brotan por las mañanas y te erizan la piel por las noches.
Quiero que lleves a pasear a tu sonrisa,
esa que apareció sin motivos o con causas azarosas que dan miedo.
Quizás a veces no se trate de encontrar respuestas sino de simplemente preguntarse.
Que lindo sería acariciar la felicidad de manera constante.
Poder tocarla y entenderla.
¿Será que ella nunca se va y es la tristeza la que a menudo nos tienta y nos refugia en los lugares mas inesperados de nuestro ser?
Quién sabe…. mientras tanto yo espero que mis musas vuelvan,
que me indiquen un vuelo por el que rumbear. Parece que hace tiempo se me escaparon.
Aparecen de vez en cuando pero se esfuman cuando intento plasmarlas.
¿Será que la felicidad también le escapa a las palabras y elige otras formas para expresarse?
Por lo pronto una melodía le puso acordes a mi alma y me lleva de la mano hacia quién sabe dónde…
Es una melodía dulce, mágica y con compaces felices, con notas tiernas que invitan a soñar, a pensar que tal vez los por qué encuentran razones y el tiempo se convierte en buen consejero.
A veces somos como esas cajitas que suenan sólo cuando las abren
y quizás el secreto es entender que nosotros elegimos cuando salir y qué melodía queremos que le ponga sonido a nuestra alma…

10 comentarios:

Galán de Barrio dijo...

muy lindo, armonioso y melodioso :)

beso

debo dijo...

A veces nos marea lo bonito, pero por cierto, por algo sera que nos detenemos a mirar.
Te quiero tanto herman.
Ya ni tiempo de charlar tenemos, entre q cada una en su mundo y que encima las dos estamos agotadas, ya ni tiempo para un mate. Espero que lo tengamos pronto.
Muy lindo lo que escribiste, y para comentarte debo decir que al fin te escribis algo.
Besote. te amo

RECOMENZAR dijo...

gracias por llegar comentar ser y estar no te pierdas es bello tu escrito

VeraLucia dijo...

no se si hay mas momentos tristes en la vida, si es escasa la felicidad, solo se que hay MILLONES de instantes de valen demasiado la pena.

Gracias por la visita, un abrazo.

Te leo :]

Gabiprog dijo...

Que bueno sería ser nosotros mismos los que supieramos abrir nuestra caja.

Un abrazo.

Claudio López Iscafre dijo...

"mientras tanto yo espero que mis musas vuelvan..." Ey,nunca se fueron! Lo que escribiste esta genial! Y esa luz final deja ver que algo nuevo y bello llegó a tu vida... ¿un amor? Sea lo que sea, seguis escribiendo bien bonito!
besos

Tierras de Georgelott dijo...

que reminisencias lejanas me trajo...

"será q la felciidad..."

saludos doña
qie pases lidnas fiestas!!!

Hapi dijo...

hello... hapi blogging... have a nice day! just visiting here....

cosasimpropias dijo...

yo tambien tengo un texto de una bailarina :)

Luna dijo...

Es cierto a veces nos falta encontrar nuestra propia música y nuestro momento.

Besos