miércoles, 25 de marzo de 2009

De Callao a Medrano

A veces la mirada de un desconocido trae recuerdos…
Recuerdos de aquel que no vemos hace mucho tiempo. De aquel que nos amo, nos quiso o nos odio quién sabe por qué.
A veces son miradas que nos enamoran de Callao a Medrano y hacen que nos olvidemos hacia dónde vamos. Amores de estación que hacen el viaje más ameno. Que nos regalan una sonrisa, una esperanza. Una señal de que el amor existe, de que se puede encontrar, que está AHÍ dispuesto a aparecer en cualquier momento y lugar.
Son amores de segundos o minutos en donde dos personas que quizás no vuelvan a cruzarse nunca más en su vida, se conocen y se sienten sin hablar al menos por un rato.

2 comentarios:

Debo dijo...

Tarde pero segurisimooo.
Vos te acordas de aquel viajero q subia siempre a la misma hora en el 278 la s, y hacia muy ameno mi viaje hasta el trabajo?
De callao a medrano o de banfield a lomas.. jaja
te amo.
beso.

Paula Daiana dijo...

Cómo olvidarse de ese viajero!! Qué será de su vida? seguirá tomando el mismo bondi a la misma hora?.

...Qué sería del viajar sin los compañeros de ruta!!!!